Agentes de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) detuvieron a tres oficiales y un sub-oficial de la Policía acusados de extorsionar con más de  medio millón de dólares a dos supuestos narcotraficantes prófugos, con el fin de no darles seguimiento.

Según una fuente ligada a la Fiscalía los detenidos son el Mayor Francisco Antonio Peralta, el Capitán Miguel Ángel Belén, el Teniente Pedro Peralta y el sargento Manuel Hichez Laureano, todos pertenecientes a la Dirección de Investigaciones Criminales (Dicrim).

Junto a los oficiales de igual manera fueron apresados el Raso de la Armada Dominicana, Manuel Pérez y el civil Deivy Mejía Valdez. Fueron apresados el pasado viernes en el Barrio Eugenio María de Hostos, Santo Domingo Este, portando en su poder 501 mil 320 dólares y 20 mil pesos.

Conforme a los investigadores de la DNCD, los oficiales del Dicrim estaban cobrando una gran cantidad de dólares a los detenidos para liberarlos y no actuar contra dos narcos, que se transportaban en el carro Toyota Camry, placa A396482, posteriormente abandonado en el sector de Herrera, en Santo Domingo Oeste. En el vehículo fue encontrado un teléfono celular con llamadas que vinculan a los narcotraficantes prófugos con los detenidos.

El operativo fue observado por agentes de inteligencia de la DNCD que daban seguimiento al carro Hyundai e informaron de la situación al General Julio César Souffront, jefe del órgano antidrogas, el cual comunicó el hecho al jefe de la Policía, general Nelson Peguero Paredes.

La DNCD explica que los agentes de inteligencia encontraron sospechosos que los oficiales del Dicrim comenzaran a dar vueltas en la ciudad con los detenidos, en vez de llevarlos a la sede de ese organismo.

 

El dinero fue encontrado en un compartimiento secreto debajo del asiento trasero del carro incautado al marino y al civil. Los acusados tenían adherido a sus cuerpos, pesos dominicanos y dólares, según la DNCD. Los oficiales serán presentados ante un juez de la provincia Santo Domingo para conocer las medidas de coerción, tras el sometimiento formalizado por la Fiscalía.