De las 95 personas muertas, la mayoría son niños, lo que llama la atención de las autoridades del Ministerio de Salud Pública, que convocaron este lunes a los jefes de pediatría y medicina interna de los principales hospitales del país.

El director del Servicio Nacional de Salud (SNS), Ramón Alvarado, exhortó a los médicos a estar atentos a sus pacientes, porque un descuido significa la condena a muerte.