Las víctimas fueron identificadas como Jonathan Rafael Henríquez (Bola), de 19 años,  y Junior de Jesús Rodríguez Pérez, de 18. Sus cuerpos fueron hallados en una finca.

A los dos jóvenes se le atribuyen varias muertes durante atracos a mano armada.

La multitud que se presentó al lugar intentó despojar los cuerpos a la Policía, debido a que en esa zona, estos dos individuos supuestamente asesinaron a varias personas para despojarlos de armas de fuego y motocicletas.

 

Desde noviembre del pasado año a la fecha, los representantes de organizaciones comunitarias estiman que el número de muertos en Don Pedro supera los 30, en hechos delictivos.