Que el videojuego Minecraft es casi una religión ya no lo duda casi nadie.

Sus más de 100 millones de jugadores en todo el planeta son buena prueba de la fiebre por este juego de bloques tridimensionales con los que se crean auténticos mundos.

El juego se desarrolla en un espacio virtual hecho de cubos de materiales diversos.

Esas piezas pueden usarse como bloques de construcción y unos pocos pueden procesarse para materias primas como madera, hierro y diamantes.

A partir de ahí, hay que sobrevivir construyendo refugios y armas con los que cabe ser creativo, enfrentarse a monstruos o a desafíos.

De esa sencilla premisa parte su famoso carácter adictivo.

Su capacidad para que todo sea posible dentro de su universo digital. Y también fuera de él.

Estas son algunas de las locuras desatadas en torno a Minecraft.

35 horas seguidas jugando sin parar

Es la más reciente. El lunes, un ciudadano británico llamado Joe Kelly paró de jugar después de haber estado enganchado al videojuego durante 35 horas, 35 minutos y 35 segundos.

Esto significaría que ha roto el récord vigente, que quedó establecido en 24 horas y 10 minutos por un ciudadano de Austria en 2011.

Además, su hazaña fue acompañada por una buena causa.

Mientras retransmitía en YouTube su partida, pedía donaciones para apoyar la lucha contra el cáncer.

Recaudó US$2.743.

Comprarse una mansión con 23 años gracias a jugar a Minecraft

Su nombre es Jordan Maron (23 años). Su profesión: jugador de Minecraft.

Dicho así parece uno de esos “ninis” de estos tiempos (ni estudian ni trabajan).

Pero la realidad es que “CaptainSparklez”, como se lo conoce en la red, acaba de comprarse una mansión de US$4 millones en un exclusivo barrio de California gracias a los ingresos que le proporciona grabar en YouTube cómo juega a Minecraft.

En cinco años ha conseguido nueve millones de seguidores.

Ahora, desde las tres plantas de su casa, podrá saludar al creador de Minecraft, Mark Persson, quien tiene su mansión a sólo unos metros, informa la publicación especializada Bussines Insider.

Otra loca ironía de Minecraft.

Construir Dinamarca a escala real

Cuando Simon Kokkendorf, un empleado del Ministerio de Medio Ambiente de Dinamarca, vio a su hijo jugando a Minecraft, se le ocurrió que sería genial recrear esquemáticamente el país en el juego.

Sin embargo, cuando le contó la idea a su compañero Thorbjørn Nielsen el “efecto locura de Minecraft” comenzó a implantarse en su cabeza.

Así que utilizando los detallados datos geográficos de la Agencia danesa Geodata comenzaron calle, por calle y casa a casa hasta recrear el país entero a escala real, 1:1.

La proporción final que alcanzó la “ocurrencia” llevó al gobierno de Dinamarca a poner la simulación a disposición de los colegios para que sea utilizada con fines educativos.

Se quema su casa mientras se graba jugando en ella

Famoso es el ensimismamiento y adicción que provoca Minecraft en los jugadores.

Incluso se han realizado estudios psicológicos sobre ello.

Los jugadores pasan horas y horas construyendo sus propios mundos y, muchos de ellos, lo retransmiten en directo en sus canales de Youtube.

Entre ellas, reunir a 7.500 personas para jugar en una convención.

O conseguir ser el juego con más reproducciones en un solo video de YouTube, llamado Revenge (139.888.399 reproducciones).

Y también ser el título más jugado en la consola Xbox Live: desde mayo de 2014, los jugadores pasaron 1.750 millones de horas jugando, es decir, 199.722 años en conjunto.