República Dominicana.- Una reclusa se habría ahorcado este sábado en la cárcel del nuevo modelo penitenciario Najayo-Mujeres, en San Cristóbal, por motivos que aún se desconocen.

Se trata de Emilia Benítez Figuereo, de 21 años, quien deja en la orfandad a dos hijos de seis y dos años.

Familiares de Benítez se presentaron al lugar y explicaron que justo ayer Emilia Benítez fue puesta de castigo el día completo, en una celda aislada y no pudo ver a su hijo que cumplía los 6 años.

No obstante, señalaron que tienen informes de que hoy la reclusa fue pasada a su celda y que se bañó y desayunó en aparente buen ánimo.

Benítez Figuereo  estaba presa desde hace seis menes por haber sostenido una riña con una mujer a la que cortó en la cara.

Afirman que el 20 de noviembre próximo Emilia saldría en libertad bajo fianza, por lo que no se explican su decisión de suicidarse, supuestamente ahorcándose con una sábana.