El FC Barcelona contará para la temporada 2015/16 con un presupuesto de 633 millones de euros, un cuatro por ciento más que los 608 millones del ejercicio anterior, y prevé un beneficio neto de 20 millones.

La vicepresidenta del área económica del club, Susana Monje, ha ha expuesto hoy los resultados de explotación de la temporada pasada y los presupuestos del curso 2015/16, que la asamblea de compromisarios deberá aprobar el próximo domingo 25 de octubre.

La previsión que establece el club es de un presupuesto de 633 millones y 599 de gastos, con un resultado de superávit de 20 millones, descontados impuestos y los gastos financieros.

Además, el Barcelona presenta un EBITDA de 108 millones, un indicador que informa de si la entidad es capaz de producir un negocio positivo antes de impuestos, tres millones de euros más que en la 2014/15.

“Desde un punto de vista económico tenemos claro que el club está en la mejor situación económica de su historia. La deuda es más o menos del 50 % de los ingresos. El Barcelona tiene la mejor salud financiera que ha tenido en su historia”, ha afirmado Monje.

Sin embargo, un dato no tan halagüeño del ejercicio pasado ha sido el incremento de la deuda, una de las principales obsesiones hacia la anterior junta, después de que estableciesen en 431 millones la herencia recibida por la junta de Joan Laporta.

Después de cuatro años rebajando este parámetro, en la pasada temporada ascendió de 287 a 328 millones de euros, un incremento que, según Monje, se debe a la inversión en fichajes que el club acometió como consecuencia de la prohibición de fichar por parte de la FIFA.

Por ello, la previsión del club para el próximo ejercicio económico es que la deuda esté por debajo de los 290 millones de euros, una cifra muy superior a los 200 que la entidad ha establecido para poder llevar a cabo la inversión del Espai Barça, el proyecto de remodelación del Camp Nou.