La princesa Leonor, heredera al trono de España, cumple ayer diez años, un aniversario que celebrará junto a sus padres y su hermana, la infanta Sofía, si bien la Casa Real no va a facilitar información sobre el acontecimiento, siguiendo la costumbre de los reyes Felipe VI y Letizia de mantener estas celebraciones en el ámbito privado.

En coincidencia con este décimo aniversario,  entró ayer en vigor el Real Decreto por el que Felipe VI concede a su hija mayor el Collar del Toisón de Oro, la más alta distinción de la orden dinástica de mayor prestigio en el mundo, junto a otro que crea oficialmente el guion y estandarte de la Princesa de Asturias.

El aspecto del guion, que puede verse a partir de ayer en la web oficial de la Casa Real, es idéntico al que representaba a su padre cuando era Príncipe de Asturias, con el Collar del Toisón rodeando el escudo sobre el fondo azul de la bandera asturiana, y las armas de la Casa del Rey, rematado con una orla dorada y almenada.

La primogénita de los Reyes nació en Madrid el 31 de octubre de 2005, año y medio antes que la infanta Sofía, alumbrada el 29 de abril de 2007, y al igual que su hermana estudia en el colegio madrileño Santa María de los Rosales, como hizo su padre.

Un año más, la celebración de su cumpleaños quedará en la esfera privada, en consonancia con los deseos de sus padres, que siempre han procurado preservar al máximo la intimidad de su vida familiar.

Dentro de dos días, la abuela paterna de la princesa, la reina Sofía, también cumplirá años, pero su 77 aniversario tampoco tendrá trascendencia pública.

La salvaguarda de la vida personal de las dos hijas de los Reyes de España ha sido una constante y han sido contadas las ocasiones en que se las ha visto junto a ellos en actividades ajenas a los actos de la agenda oficial, también restringidos a lo imprescindible.