Tras la intervención de la cárcel de Higuey por parte de las autoridades de salud al menos cinco reclusos de este municipio fueron trasladados al hospital Nuestra Señora de la Altagracia y otros 75 están siendo evaluados para llevarlos al Centro de Rehabilitación de Anamuya.

La acción fue tomada por brigadas del Ministerio de Salud en combinación con autoridades del Ministerio Público para evitar la propagación del brote de tuberculosis que ha cobrado la vida de tres reos

En el lugar están el encargado del Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria, Ismael Paniagua;  el procurador fiscal de La Altagracia, Edwin Encarnación;  la directora provincial de Salud, Mayra Paula Reyes;  el doctor Juan Bautista Polo de Salud Ambiental y Samuel Cueto de la Dirección de Epidemiología. 

Las autoridades acudieron con ambulancias, medicamentos y un equipo de especialistas que evalúa a los reos y el personal de salud que labora en la cárcel.

Mientras que familiares de los reos están apostados frente al penal con pancarta, exigiendo que los enfermos sean liberados.  

El presidente del Comité de los Derechos Humanos, Raúl Santana, dijo que se ha mantenido al pie de lucha para que se le busque solución a esos reclusos y evitar más muertes.

Con el operativo  buscan detectar a tiempo nuevos posibles casos de tuberculosis, así como ver las condiciones sanitarias del recinto y el caso de la alimentación de los reclusos.

Aleudy Simá, de 28 años, Antonio Eusebio Carpio, de 20, y una persona solo identificada como “Chihuahua”, de nacionalidad haitiana, integran la lista de los fallecidos en las últimas dos semanas en la cárcel de Higüey por el hambre y la insalubridad que se registra en el centro penitenciario.