Una unidad de la Dirección General de Migración, fueron agredidos por una violenta turba compuesta por más de cien haitianos, armada con bates, piedras, palos y armas de fuego, cuando los empleados realizaban un operativo de interdicción de inmigrantes sin permiso de estadía en el país.

El hecho se produjo a las 9:45 de la mañana en la prolongación 27 de Febrero, a la altura del residencial Alameda, dejando como resultado heridas de consideración a los oficiales Angelis Cuevas y Jonathan Ramos, quienes recibieron golpes en distintas partes del cuerpo, que ameritó asistencia de emergencia en un centro de salud.

Los detalles fueron dados a conocer a través de un comunicado del ente gestor de los asuntos migratorios del país, en el que se precisa que la turba también apedreó a un haitiano que estaba detenido en un vehículo del organismo, porque no portaba documentos.

Explicó que el acto de agresión inició cuando los empleados de Migración procedieron a requisar a los haitianos, quienes se resistieron y respondieron con un ataque en contra de los representantes de la institución.

Se informó que tras come ter el hecho, los indocumentados se dispersaron, huyendo hacia lugares desconocidos.

De inmediato, las autoridades pusieron el caso en manos de la Policía Nacional para que proceda con las investigaciones.

El grupo de ciudadanos del vecino país, integrado por más de cien, portaba armas de fuego, piedras y palos, quienes les propinaron golpes diversos a los miembros del equipo de Interdicción Mi gratoria y daños de consideración a la camioneta Mitsubishi en la que se realizaba el operativo, la cual resultó con los cristales rotos y abolladuras diversas, según indica el reporte.

Al lugar se presentaron miembros de la Policía Nacional, que a seguidas tomaron el control de la situación.

Mientras tanto, en la región Este, la Dirección General de Migración apresó a inmigrantes ilegales de diferentes nacionalidades, especialmente haitianos y chinos.

El operativo se llevó a cabo en ciudades y carreteras de diversos pueblos de la región oriental, siendo más visibles en Hato Mayor, Sabana de la Mar, San Pedro de Macorís y comunidades rurales de Higu¨ey y El Seibo.

Los detenidos, a quienes se les solicitaba sus documentos, eran posteriormente trasladados a cuarteles del Ejército Dominicano.

En Hato Mayor se reportó el arresto de al menos 14 ciudadanos chinos.

Se ha comentado que a pesar de la gran cantidad de ilegales y extranjeros que residen en pueblos de la región Este, sin legalizar su estatus migratorio, las autoridades no habían hecho nada para repatriarlos a sus países de origen.