Una disputa mantiene suspendido el entierro del fenecido artista dominicano Benny Sadel, quien murió de cáncer, en la ciudad de Nueva Jersey debido a que dos familias procreadas por él se disputan dicho ceremonial, pautado para mañana lunes.

Si su esposa Carina Batista, quien se separó de él hace más de 15 años, y su actual compañera Ana Rosa Jiminián, quien convivió con el cantante por los últimos 17 años, no se ponen de acuerdo, su sepultura será suspendida hasta que un juez determine a quien darle la razón para enterrarlo en Nueva Jersey o la República Dominicana.

La señora Jiminián, quien se mantuvo conviviendo con Sadel hasta la hora de su muerte, quiere sepultarlo en el cementerio Maple Grove, ubicado en el 535 de la calle Hudson, en Hackensack-Nueva Jersey mañana próximo lunes, además contrató los servicios para su velatorio en la funeraria Ortiz, situada en Broadway en la calle 190, en el Alto Manhattan, por un costo que ronda los 10 mil dólares.

Mientras que Batista, alegando su status de esposa, quiere llevárselo para RD, teniendo un costo de aproximadamente 4,300 dólares. En la misma funeraria se originaron discusiones.

Sadel fue expuesto en capilla ardiente, rodeado de decenas de coronas de flores, ayer sábado desde las 3:00 p.m. hasta las 9:00 p.m., con igual horario para este público este domingo.

Si el caso llega hasta los tribunales, el cadáver del cantante permanecerá en la morgue de la funeraria hasta que el magistrado determine a quién favorecer con el deseo.