Un ingeniero fue asesinado a tiros este viernes en pleno centro de Santiago para robarle la suma de 105 mil pesos, que según informes preliminares, eran para pagar la nómina del establecimiento donde laboraba.

Manuel Joaquín Tatis falleció en un centro asistencial privado, una hora después de ser recluido por las heridas de balas que sufrió en su cuerpo, por parte de los asaltantes que emprendieron la huida. 

Tatis laboraba en el Call Center Overseas establecido entre las calles del Sol y Restauración de La ciudad, vía intensamente transitadas a la hora de la tragedia.

Los hechos delictivos mantienen en zozobra a la ciudadanía, y la gente teme que en los próximos días se incrementen los asaltos por la época navideña.