Al menos diez adolescentes cuyas edades oscilan entre 14 y 17 años, las cuales eran explotadas sexualmente en un bar y un hotel en la ciudad de Barahona, al Sur del país, fueron rescatadas por autoridades del Ministerio Público, en coordinación con la Policía Nacional.

De acuerdo al reporte dado a conocer este martes por el departamento de relaciones públicas del ministerio, el negocio fue identificado como “Bar de Mikin”.  

El comunicado indica además que varias de las menores presuntamente eran víctimas de explotación sexual comercial y proxenetismo en esos establecimientos.

Explica que algunas de estas adolescentes, además, consumían y vendían bebidas alcohólicas.

Las autoridades indicaron que durante una operación, realizada mediante orden judicial, fue apresado Amado Cuevas (Mikin), propietario de los negocios, y su empleada Johanny Hernández Paredes (Yohanna), quien supuestamente se encargaba de vigilar y coaccionar a las adolescentes.

Contra ambos, el Ministerio Público solicitará prisión preventiva, como medida de coerción. También pedirán el cierre de ambos negocios.

Hasta el momento, se ha podido establecer que las jóvenes recibían en el hotel desayuno, comida y cena, y que trabajaban todos los días de la semana de 7:00 de la noche hasta las 2:30 de la madrugada, recibiendo como pago semanal mil pesos.