Un piloto de las Fuerzas Aérea debió presipitar a tierra de manera forzosa el helicóptero que maniobraba, en el kilómetro 15, carretera Azua-Bani, resultado la parte trasera de la aeronave destruida. 

La aeronave, propiedad de las Fuerzas Armadas Dominicanas, de ficha No. 355RH, era pilotada por el teniente coronel Francisco Jiménez Polanco, quien estaba acompañado de dos civiles.

En un comunicado de la Regional Oeste de la Policía Nacional con asiento en San Juan de la Maguana informa que luego de que el piloto detectara una falla mecánica, maniobró para no caer al mar Caribe, estrellándose en el pavimento.

Los ocupantes del helicóptero resultaron ilesos y fueron rescatados por otra nave del Ejercito de la República Dominicana. 

El accidente provocó un taponamiento vehicular en la zona por varios minutos.