El presidente de la Suprema Corte de Justicia, Mariano Germán Mejía, está obligado a inhibirse cuando el Consejo del Poder Judicial conozca el juicio disciplinario contra los ex jueces involucrados en alegados casos de corrupción.

La posición es del vicepresidente ejecutivo de la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS), quien agregó además que está sorprendido por los pronunciamientos acusatorios hechos la semana pasada por Germán Mejía contra los suspendidos magistrados.

Servio Tulio Castaños Guzmán, asegura que aunque Germán como máximo representante del Poder Judicial posea suficientes elementos comprobatorios sobre un hecho no debe ser parte del proceso que se le sigue a los jueces suspendidos.

Aclaró que una persona como presidente de un órgano que es el que va a conocer un juicio disciplinario contra magistrados acusados, no debe hacer una rueda de prensa y decir, como él lo dijo  que esos magistrados son culpables de esos hechos que públicamente se le están imputando.

Castaños Guzmán, agregó que cuando eso se conozca a lo interno del Poder Judicial, tendrá que inhibirte, y ser sustituido por otro juez de la Suprema Corte de Justicia.

El vicepresidente Ejecutivo de la FINJUS, dijo que debido a la gravedad  de la crisis  que afecta al Poder Judicial lo ideal sería que todos los actores del sistema se puedan sentar, y ver de qué forma pueden modular, todo lo que se está viviendo a lo interno del sector.

Indicó que uno de los mayores problemas del quehacer judicial en el país, es que los sistemas de consecuencias no funcionan, ’’por eso muchas veces vemos que la penalidad que se le impone a un funcionario público cuando comete un delito grave es la separación del cargo’’.