El gobierno de Cuba decidió limitar la salida sus médicos en el marco de una crisis migratoria en Centroamérica de personas que buscan llegar a Estados Unidos.

En ese sentido, la nación caribeña se ha visto en la obligación de restringir las salidas de los galenos a los fines de tener un control de sus profesionales.

La medida constituye la primera limitación impuesta a las salidas desde la importante reforma migratoria de 2013, que eliminó los engorrosos permisos que por décadas se exigió a los cubanos para viajar.

Una declaración del gobierno publicada en el periódico oficial Granma este martes informó sobre la decisión de regresar las limitaciones para viajes al exterior de galenos a la política aplicada en octubre de 2012, según la cual estos debían pedir autorización al Ministerio de Salud y al de Trabajo para poder salir.

Según Granma la medida se impone “ante la necesidad de garantizar a nuestro pueblo un servicio de salud eficiente y de calidad, así como mitigar las afectaciones que hoy se producen como consecuencia de la política migratoria selectiva y politizada de Estados Unidos hacia Cuba y la creciente contratación no planificada de médicos cubanos en otros países”.

La medida “será efectiva a partir del 7 de diciembre de 2015.