El renunciante dirigente del Partido Revolucionario Moderno –PRM-, Héctor Guzmán, descartó este jueves un eventual regreso a esa organización política, alegando que no “relaja” con sus decisiones.

Guzmán se declaró político independiente, sin compromisos partidarios, pero descarta ir a otra organización política a desplazar dirigentes que trabajan, porque a su entender eso es degeneración y oportunismo político, algo que por principios no comparte.

Sostuvo que renunció del PRM por factores políticos, no personales, y acusó a Luis Rodolfo Abinader, candidato presidencial opositor, de incumplir un acuerdo que involucraba una candidatura a diputado nacional.

Agregó que a su espalda Abinader mandó a negociar con el Frente Amplio una candidatura a diputado que ya le pertenecía para entregársela a Fidel Santana.

Entrevistado en el programa El Poder de la Gente que se difunde de lunes a viernes de cinco de la tarde a siete de la noche por Teleradio América, Canal 45, Héctor Guzmán reveló que él y otros dirigentes de la tendencia de Hipólito Mejía dentro del PRM han sido maltratados por Luis Rodolfo Abinader.

Insistió en que el proyecto político PRM se ha distorsionado y se aleja de sus propósitos originales.

Explicó que todavía no ha decidido hacia dónde va, pero que como no es músico ni pelotero pueden estar seguros de que seguirá en la actividad política.

Precisó que en el mes de enero tomará una decisión junto a la gente que le sigue y con quienes ha trabajado política los últimos años.

Guzmán confesó que cuando se alejó del comando de campaña de Abinader se lo comunicó a su jefe político Hipólito Mejía, pero aclara que no le informó al ex presidente de La República su decisión de renunciar el PRM para no colocarlo en una posición incómoda frente al candidato presidencial del partido.

Sobre el actual proceso electoral, Héctor Guzmán lo definió como complejo y complicado, señalando que sus resultados van a depender en gran medida dé cómo los partidos manejen los conflictos internos que se les presenten.

Admitió que Danilo Medina tiene un buen posicionamiento electoral, con el agravante para la oposición de que el Presidente de La República es un trabajador político a tiempo completo.