Las autoridades de Puerto Rico estrán tras la pista de una red que se dedican a “alquilar” perras Pit Bull a deprabados sexuales quienes pagan altas sumas de dinero por paracticar sexo con los canes.

Así lo publicó el Diario Metro, que circula en el área metropolitana de la isla caribeña.

Los federales comenzaron las indagatorias después de recibir informaciones anónimas sobre el negocio.

“La querella nos llega porque habían muchas perras que estaban bien maltratadas y laceradas en el área genital. Nos dimos cuenta que una vez que usaban esas perras dos y tres veces, muchas morían por el maltrato y otras se sustituían y siempre se buscaba que más o menos fuese similar a la misma, mismo color y misma raza”, dijo en una entrevista con el canal WAPA TV Vivian Godoy, vicepresidenta de la Organización Contra Crueldad Animal  (OICA).

La activista asegura que los clientes eran contactados por Internet y teléfono, para acordar las citas.

Los traficantes  cobran $500 dólares por noche con una de las perras y si era fin de semana 1.500.

“La mayoría de los clientes son extranjeros”, añadió Godoy.

Los federales tomaron jurisdicción tras enterarse que había menores involucrados en la casa usada para el negocio.

Los sospechosos podrían ser acusados de bestialismo y maltrato de animales, un delito que en Puerto Rico se penaliza con cárcel y multas para los convictos.