La comisión de actos reñidos con la ley en diferentes instituciones oficiales, así como la ausencia de respuesta a esos hechos por parte de las autoridades incrementa dicho comportamiento, de acuerdo al coordinador de la Alianza Dominicana Contra la Corrupción (ADOCCO).

Es por eso que a juicio de Julio Cesar de la Rosa Tiburcio que la conmemoración del día internacional de lucha contra la corrupción, encuentre a la República Dominicana en la etapa más crítica de ese flagelo que amenaza con trastornar la vida institucional del país.

Tiburcio considera como lamentable que esta situación esté provocando que no solo se produzca corrupción en las instituciones públicas, sino también en la esfera privada, mediante la evasión de impuestos y la connivencia con sectores oficiales para despojar al Estado de sus bienes y reservas resguardadas en propiedades inmobiliarias y participación accionaria en empresas públicas que pasaron al sector privado mediante la reforma y capitalización de las mismas.

Dijo que la corrupción ha permeado todos los estamentos políticos, sin excepción alguna, ante la indiferencia de la clase política y la participación de sectores sociales que se benefician de la misma, la apatía de esos sectores promueve de una u otra forma que la corrupción aumente.