El juez de Instrucción Especial de la Tercera Sala Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional, Ramón Horacio González, se retiró a deliberar por cuarta ocasión luego de  cuatro horas y media conociendo incidentales, previo al conocimiento de la medida de coerción a la suspendida jueza Awilda Reyes Beltré y al ex miembro de Consejo del Poder  Judicial, Francisco Arias Valera.

El magistrado González rechazó la petición de los abogados Tomas Castro y Carlos Balcácer de que no formaran parte del proceso dos testigos presenciales que esta noche van a declarar contra Reyes Beltré y Arias Valera.

“Mantengo el criterio de que el abogado Montero y Montero no puede declarar en esta sala; primero porque es juez del Consejo del Poder Judicial y segundo: no puede dar declaraciones, porque no va ese magistrado a contradecir el presidente de la Suprema Corte de Justicia; y el otro testigo dio una entrevista que ya fue publicada y no tiene nada que decir a este tribunal”, le aclaró al presidente del tribunal el jurista Tomás Castro.

Sostienen Balcácer y Castro que ellos se prepararon para debatir el expediente acusatorio sobre la medida de coerción, no para escuchar a testigos y por eso invocaron una violación al debido proceso.

La audiencia se inició a las 12:30 del mediodía de este miércoles y todavía no se conoce el fondo de la solicitud de la medida de coerción solicitada por el Misterio Público.