Ciudadanos que de manera permanente usan los servicios del Metro de Santo Domingo, criticaron este domingo la introducción sin aviso alguno de nuevas tarjetas para el acceso a este medio de transporte, por parte de las autoridades de la Oficina para el Reordenamiento del Transporte –OPRET-.

Los pasajeros se quejan de que el nuevo plástico tiene el valor  de 140 pesos cuya recarga es un requisito obligatorio que se les dificulta cumplir debido a su situación económica.

Los usuarios del metro mostraron su indignación porque, según afirman, la Opret introdujo el plástico de manera repentina y sin anunciarlo a la población.

Dijeron que la falta de la información ha causado que algunas personas tuvieran que recurrir a otra opción de transporte por no contar con el monto exigido por las autoridades del Metro.

Sin embargo, en algunas estaciones se observó que todavía se vendían los boletos de papel, a pesar de que la Opret anunció que a partir de ayer estarían descontinuados.