ROMANA, RD.- el ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, y otras celebridades del mundo político, social, económico y el arte, escogieron la República Dominicana para esperar el fin de año, entre familiares y amigos en Casa de Campo.

Rudolph Giuliani vino al país acompañado de su esposa Judith Nathan; y también están en Dominicana la hija del presidente de Indonesia, Karina Kartika Sari Dewi Sukamo y su esposo el acaudalado banquero, Frederik Seegers, presidente de los bancos Citibank de Europa y la presentadora Bárbara Bermudo.

Desde España, los medios están pendiente del Rey Juan Carlos II, quien habría viajado hacia el país, empero no ha sido captado en público, entre otros famosos que han optado por disfrutar el fin de año y año nuevo en el  reconocido resort, ubicado en la región Este del país.

A la lista de figuras que esperaran el fin del año en este paradisiaco lugar, se agregan figuras como el afamado David Guetta el Dj más reconocido de los últimos años y la presentadora de televisión Luz García, quien se le vio compartir con su hijo en Altos de Chavón.

En el caso de Giuliani, se le vio compartir un partido de golf con Alfy Fanjul, principal ejecutivo y propietario del resort mundial, quien también es anfitrión de varias de las personalidades, en su estadía en el país. Ambos compartieron anoche en Casa Grande, junto a Gustavo Cisneros en la cena de fin de año que concedieron a sus invitados.

La presencia de Karina, hija mediana del presidente de Indonesia, Joko Widodo quien está casada con Frederik Seegers, un multimillonario empresario del sector bancario e inmobiliario del grupo étnico batak, se le vio compartir anoche, junto a parte del séquito, con el que viaja, incluida su seguridad.

Casa de Campo, considerado entre los mejores destinos del mundo, maneja con discreción y se esmera en atenciones hacia sus huéspedes.

La presencia de estas figuras, da un toque especial a las celebraciones de Navidad y Año Nuevo, uno de cuyas fiestas principales incluye un pasadía en Palmilla, donde los espectaculares yates desfilan desde tempranas hora y hasta que se oculte el sol.