SANTO DOMINGO, República Dominicana.- A menos de 9 años de operaciones el Metro de Santo Domingo presenta un evidente deterioro en ambas líneas, con varias escaleras y ascensores dañados, así como la falta de iluminación y decenas de vendedores que arrabalizan la zona.

Cientos de personas que a diario utilizan el Metro de Santo Domingo para trasladarse hacia su trabajo o casas denuncian que desde hace más de dos meses varias escaleras y ascensores de diferentes estaciones están fuera de servicio, así como la falta de iluminación y el evidente deterioro de este tipo de transporte que moviliza a más 270 mil usuarios diariamente.

En estaciones como la Mamá Tingó en Villa Mella, los usuarios deben hacer largas filas para poder acceder al Metro, provocando esto que lleguen retardados a su destino, situación que evidencia además la falta de vagones.

Los usuarios atribuyen el deterioro del Metro, inaugurado en el 2009, a la falta de mantenimiento e irresponsabilidad gubernamental.

Sin corregir los problemas existentes en las dos líneas del Metro de Santo Domingo, el Gobierno se propone terminar este año la extensión de la linea 2B.