De que lo acusarán ahora?

25 de  abril,  2017

Cuando el Ministerio Público comenzó a dar seguimiento a casos pendientes en la justicia como los que involucraban al ex ministro de obras públicas  Victo Díaz Rúa, al ex director de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado, Félix Bautista y otros que fueron focos de atención durante la administración de Francisco Domínguez Brito, políticos, comunicadores y otros personajes enfilaron sus cañones en contra del entonces Procurador General de la República.

Las críticas inmisericorde tocaron incluso a la Fiscal del Distrito Nacional, Jeni Berenice Reynoso, quien a la sazón tuvo bajo su responsabilidad el expediente de Díaz Rúa, lo que incluso, la llevó a enfrentarse a la presidenta de la Cámara de Cuentas, Licelot Marte, ya que las auditorias practicadas a la gestión del ex ministro tardaron tanto en ser entregadas a la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA), que permitió que finalmente el caso fuera declarado inadmisible y el expediente fuera archivado por el juez, Leomar Cruz, el 30 de agosto de 2014.

El país recuerda las escenas que se protagonizaron en la Suprema Corte de Justicia donde se ventilaba el caso del actual senador por San Juan y aquella audiencia donde Bautista emplazó en público a Domínguez Brito a permanecer en la sala ante la mirada casi indiferente de del juez a cargo, Alejandro Moscoso Segarra.

Durante estos y otros procesos, aquel Domínguez Brito era según sus críticos un activista político, a tal punto que llegaron a denunciar la existencia de una supuesta nómina de fiscales y servidores del ministerio que eran miembros de su equipo político.

Al llegar al Ministerio de Medio Ambiente, cargo que ocupa en la actualidad, Domínguez Brito, ha dado seguimiento al incumplimiento de una serie de leyes disposiciones y reglamentos que a pesar de ser importantes, porque afectan intereses de grupos e individuos, han encontrado el respaldo de la población, como también ocurría en aquella ocasión, con la diferencia de que ahora algunos de sus críticos durante su anterior cargo también aplauden sus acciones.

Y la pregunta sería la siguiente. Si aquella vez el objetivo era dar seguimiento a expedientes y decisiones para demostrar si se aplicó el debido proceso ó si se cumplió lo establecido, conforme a las leyes y en esta ocasión se hace lo propio, desempolvando casos como el de Valle Nuevo, que otros incumbentes había pasado por alto de manera irresponsable.  De que lo acusarán ahora?