•  >> 
  • Inicio >> 
  • Noticias >> 
  • 2017 >> 
  • 02 >> 
  • 16 >> 
  • Los sobornos de Odebrecht juntan en Brasil fiscales de once países.

Los sobornos de Odebrecht juntan en Brasil fiscales generales de once países.

De los países invitados faltaron Mozambique, Antigua y Barbuda, El Salvador y Guatemala.

Internacionales | 9:13 PM - 16 de  febrero,  2017 |  La Redacción  

Tamaño Fuente

Los sobornos de Odebrecht juntan en Brasil fiscales de once países.
Escucha la nota en audio

Los fiscales generales de once países comenzaron este jueves a intercambiar información en Brasilia sobre el escándalo de corrupción de la constructora Odebrecht, que reveló un submundo de financiación ilegal de la política en países de tres continentes.

La escala de los sobornos a funcionarios públicos a cambio de obras y de medidas parlamentarias que orquestó el gigantesco grupo llevó a muchos gobiernos a solicitar información a la fiscalía brasileña, que los convocó para un inusual encuentro de dos días.

De los 14 países invitados, faltaron Mozambique, Antigua y Barbuda, El Salvador y Guatemala, informó la procuraduría brasileña en el inicio de la reunión judicial, que se realiza con gran hermetismo y sin acceso de la prensa.

Los países asistentes, además del anfitrión, son Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Portugal, Perú, República Dominicana y Venezuela.

Gran parte de la investigación sobre la maquinaria de pagos de Odebrecht, un pulpo con múltiples negocios que facturó casi 40.000 millones de dólares en 2015, su último balance, está también bajo secreto de sumario.

"Habrá muchas reuniones bilaterales de procuradores", dijo una fuente ligada a la organización, que pidió no ser identificada.

Las prácticas de esta constructora fundada en Bahia (nordeste) en los años 40 le valieron a Odebrecht S.A. y a su filial petroquímica Braskem una multa de 4.500 millones de dólares, en un caso que abarcó a las justicias de Brasil, Suiza y Estados Unidos.

El grupo indicó que tiene capacidad para pagar hasta 2.600 millones, que sumados a la penalidad de unos 900 millones de Braskem, totalizarían 3.500 millones, una de las mayores penalidades de la historia.

Tras resistir casi dos años, el peso de las evidencias en su contra llevó a la firma a acordar con la justicia que 77 de sus ejecutivos confesasen sus delitos a cambio de una reducción de sus penas, incluido su ex director general Marcelo Odebrecht, condenado a más de 19 años de reclusión en Brasil.

La desclasificación de esos documentos es una bomba de tiempo para Brasil y buena parte de la región.

Las primeras informaciones mostraron menciones a presidentes en ejercicio, como el brasileño Michel Temer y el colombiano Juan Manuel Santos, y ex mandatarios como el peruano Alejandro Toledo, con pedido de captura por esta causa.

Los procuradores acordaron establecer "la más amplia, rápida y eficaz cooperación" sobre los asuntos de corrupción en que se implicó esa empresa brasileña

En un comunicado divulgado tras una primera reunión que se realizó bajo un total hermetismo, se informó que también se acordó crear "equipos conjuntos de investigación, bilaterales o multilaterales", para coordinar las investigaciones en Brasil y los otros países en que Odebrecht incurrió en sobornos y otros actos ilegales.

Esos grupos, según la nota, "actuarán con plena autonomía técnica y en desarrollo de su independencia funcional", que es un "principio rector" de los Ministerios Públicos.

También se subraya "la importancia de la recuperación de los activos y la reparación integral de los daños causados por esos ilícitos, incluyendo el pago de multas, según la legislación de cada país".

En otro de los puntos, se insta "a los ciudadanos a apoyar a sus instituciones de persecución penal en las actuaciones que son conducidas contra la corrupción" en cada uno de esos países.

También se investiga la actuación del grupo Odebrecht  en la financiación ilegal de campañas electorales.

La dimensión internacional del escándalo se conoció a fines del año pasado, cuando el Departamento de Justicia de EE.UU. reveló que la constructora había admitido que pagó unos 788 millones de dólares en sobornos en doce países de Latinoamérica y África, incluido Brasil.

Las investigaciones iniciadas a raíz de esas informaciones han generado una orden de captura contra el ex presidente peruano Alejandro Toledo, declarado prófugo, y salpicado a los actuales mandatarios de Panamá, Juan Carlos Varela, y Colombia, Juan Manuel Santos.

También han generado un enorme revuelo en cada uno de los países citados, que en su mayoría han pedido información a Brasil.

Más Noticias

Más de Internacionales