Los teléfonos básicos se resisten a morir

Nokia lanzará en 2017 dos modelos Nokia 150 mientras se plantea resucitar al histórico y exitoso 3310.

Tecnología | 26 de  febrero,  2017 |  La Redacción

Tamaño Fuente

Los teléfonos básicos se resisten a morir
Escucha la nota en audio

Por su sencillez, por su durabilidad y, sobre todo, por la seguridad que ofrecen. A pesar de que a muchos les parezca mentira, los teléfonos básicos, sin conexión a internet, tienen su público. Y basta algún que otro dato para comprobarlo: casi 500 millones de «dumbphones» (del inglés, «teléfonos tontos») se vendieron en el mundo en 2016, según datos de la consultora IDC.

En España, las ventas superaron el millón de unidades. Teniendo en cuenta que el pasado año las ventas mundiales de «smartphones» alcanzaron los 1.495 millones, tal y como indica la firma especializada CCS Insight, no es descabellado que hasta Nokia se planteé «revivir» al mítico 3310.

La compañía, que durante catorce años lideró el mercado de la telefonía móvil, puede que sorprenda en el Mobile World Congress de Barcelona, la cita mundial de la industria móvil que se celebra del 27 de febrero al 2 de marzo, con uno de sus modelos más exitosos. Nokia, que ha regresado al mercado de la mano de su nueva empresa matriz, HDN Global, podría volver a comercializar el Nokia 3310, según ha publicado el medio especializado «Venture Beat». Este teléfono se lanzó en el año 2000 y llegó a colocar más de cien millones de unidades. Es considerado uno de los modelos más exitosos de la historia. Si bien, se trataría de una versión rediseñada para la ocasión y tendría un precio de 59 euros.

Segundo teléfono

Las personas están optando cada vez más por un móvil básico, sin internet, como segundo dispositivo con el objetivo de desconectar. Y por ello nació Punkt en 2008. Con sede en Suiza, esta compañía comercializa el MP01, un teléfono sin cámara, WhatsApp o Facebook. Solo hace llamadas porque la idea de la compañía es ofrecer productos simples en un mundo enganchado al «smartphone». Su precio: 295 euros.

Aunque también hay que reseñar que los «dumbphones» siguen siendo muy importantes en mercados concretos como La India, donde continúan dominando la penetración de teléfonos con más del 50% de la cuota de mercado, según datos de IDC. Africanos, chinos e iberoamericanos son también grandes compradores de este tipo de dispositivos.

De hecho, HMD ha anunciado ya que lanzará este año los modelos Nokia 150 y Nokia 150 Dual SIM, teléfonos con radio, reproductor MP3, conexión Bluetooth, cámara con flash LED, pantalla de 2,4 pulgadas, una batería capaz de aguantar hasta 22 horas de conversación y, por supuesto, con el clásico juego de la serpiente. Su precio rondará los 30 euros.

Privacidad y seguridad

Los terminales básicos son también una buena opción con la que los niños pueden adentrarse en la telefonía móvil. Pero para los mayores también. Y no solo como segunda opción, sino por cuestiones de seguridad, como sucede con los presidentes, personalidades o empleados de cualquier compañía.

La privacidad es la característica más valiosa que ofrecen los «dumbphones». «Lo más probable es que los ‘smartphones’ no lleguen a ser tan seguros como los teléfonos tradicionales», explica Miguel A. Juan, socio-director de S2 Grupo, compañía especializada en seguridad. «La principal motivación, a nivel de seguridad de tener un ‘teléfono tonto’ en vez de uno ‘inteligente’ –continua– es que en un móvil tradicional se reducen los vectores de ataque al no estar conectado a internet, principalmente. A priori va a ser más seguro, aunque no inexpugnable».

Pese a que Nokia parece estar dispuesta a hacer de nuevo historia, aunque sea en el mundo «anti-smartphone», en el mercado ya existen teléfonos básicos como el Card Phone, del tamaño de una tarjeta de crédito (29 euros); Light Phone, con una autonomía de hasta 20 días (88 euros) o Doro Secure 580, con cuatro teclas de marcación rápida (145 euros).

Los móviles «blindados» de los líderes mundiales

«The Guardian» publicó en 2013 que la Agencia Nacional de Seguridad de EE.UU. (NSA) había espiado los teléfonos de al menos 35 líderes mundiales, entre los que se encontraba el Nokia de Angela Merkel. Desde entonces, la canciller alemana cambió su terminal por una BlackBerry Z10 que utiliza líneas cifradas gracias a un sistema de seguridad específico.

El equipo de Gobierno español utiliza COMSec-VIP, de Indra, un sistema de seguridad que se instala en el propio terminal, ya sea iOS, Android o Windows Phone, blindando todo tipo de comunicación. Barack Obama tuvo que cambiar su BlackBerry por un iPhone modificado al llegar a la Casa Blanca: no podía hacer fotos, escribir ni escuchar música. «Era como de juguete», confesó a Jimmy Fallon en el programa «Tonight Show».

El actual presidente Donald Trump se resiste a abandonar su Galaxy (Samsung), soportado por el sistema operativo Android, considerado por muchos expertos como uno de los más inseguros.

Más Noticias

Más de Tecnología