•  >> 
  • Inicio >> 
  • Noticias >> 
  • 2017 >> 
  • 04 >> 
  • 30 >> 
  • Facebook admite que su red social distribuyó propaganda política pero luchará contra ella

Facebook admite que su red social distribuyó propaganda política pero luchará contra ella

La multinacional americana actuará contra las operaciones informativas

Ciencia y Tecnología | 8:5 PM - 30 de  abril,  2017 |  La Redacción  

Tamaño Fuente

Facebook admite que su red social distribuyó propaganda política pero luchará contra ella
Escucha la nota en audio

EE.UU-En un documento de 13 páginas (en inglés, en PDF) interno elaborado por su equipo de seguridad, la multinacional americana admite haber difundido propaganda política, asumiendo por primera vez públicamente que su red social se ha utilizado en muchas ocasiones para fines partidistas por parte de gobiernos de todo el mundo en sus intentos por manipular a la opinión pública.

Facebook, que recibió duras críticas por haber permitido supuestamente la difusión de informaciones falsas que ayudaron a Donald Trumpa ganar las pasadas elecciones norteamericanas, ha salido al paso con una serie de nuevas medidas para combatir este problema. Esta batería de propuestas tiene como objetivo contrarrestar el esfuerzo de gobiernos y demás organizaciones para manipular la opinión pública mediante la difusión de mentiras a través de, en muchos casos, perfiles falsos.

«Hemos tenido que expandir nuestra seguridad para cubrir más que los comportamientos abusivos tradicionales, como el hackeo de cuentas, difusión de malware, spam y estafas financieras, para incluir formas más sutiles e insidiosas de mal uso, entre las que se incluyen los intentos de manipular el discurso público y engañar a la gente. Estos son problemas complicados y nuestras soluciones evolucionarán constantemente, pero queremos ser transparentes sobre nuestro objetivo», señalan de manera conjunta Jen Weedon, William Nuland y Alex Stamos en el informe.

Para ello, la compañía se centrará en tres áreas de acción. Una de ellas dirigida a la recopilación de datos por parte de los gobiernos que quieren localizar disidentes políticos; otra la difusión de información mediante la creación de perfiles falsos; y, por otro lado, la utilización de herramientas como sistemas automatizados (bots) para promover o denigrar una causa o colectivo. Pese a todo, Facebook asegura que es «incapaz de identificar a los interesados en apoyar este tipo de actividades.