Le Prenóm una obra de arte teatral.

Obra multipremiada.

Teatro | 6:42 PM - 5 de  septiembre,  2017 |  Francisco Javier Mena 

Tamaño Fuente

Le Prenóm una obra de arte teatral.
Gianni Paulino, productora de la obra.
Escucha la nota en audio

Anunciaron que esta obra de teatro había sido multipremiada, probada en otros países y que arrasaba con elogios y buena crítica donde quiera que se presentaba, y nunca antes había estado más seguro de que era una treta publicitaria y mercadológica, por lo que me senté en el centro del teatro para comprobar mi hipótesis, pero no pude.

Al llegar al teatro, el ingenio de su productora te invita a imaginar que estás dentro de un edificio en el casco urbano de la ciudad de París y desde allí se vé la emblemática Torre Eiffel, que estás en el apartamento al lado de donde se va a realizar una reunión familiar y que tu ves a través de una pared invisible, que los personajes no saben que estás allí, por lo que debes guardar silencio, no tirar fotos, grabar vídeos, en fin, solo ver como intruso lo que allí suceda.

Este encuentro de amigos, inicia con la búsqueda tonta de las llaves del sótano, y los preparativos de la dueña de la casa de una noche marroquí, para la que ha decorado, preparado platos exóticos y hasta ha ido al salón a cambiar su imagen. Y van llegando los invitados, el hermano mimado de la anfitriona: Vincent, exitoso, engreído y juguetón, por no decir burlón; Claude, un amigo de dudosa preferencia sexual; Anna, fashionista, moderna, arrrogante y por demás embarazada.Y sobre la plataforma de descubrir el nombre que le pondrían al bebé, se enfrentan los personajes, dejando al descubierto sus prejuicios sociales, complejos, inseguridades, frustraciones, tan comunes en familiares y amigos, y que pocas veces podemos ver desde afuera, desde el apartamento de al lado.

La puesta en escena de esta comedia dramática de origen francés, Le Prenóm, es decir El Nombre en español, ha sido exitosa en teatro y en película en Francia, Argentina, España y en su presentación en la República Dominicana recibió la ovación del público ante las actuaciones de José Roberto Díaz, Gianni Paulino, Richard Douglas, Elizabeth Chahín, y Pepe Sierra, quienes se interrelacionan en escena como amigos de 30 años atrás; cómplices de aventuras que guardan secretos que esa noche salen a la luz como sorpresas, que espantan y hacen que el espectador se prenda a su asiento, queriendo saber mas de una familia que no conoce pero que se parece tanto a la suya.

El director de esta obra maestra del teatro comtempóraneo, Antonio Melenciano, conjugó con gracia y naturalidad los movimientos de los personajes en escena, presentando a sus personajes con exquisitos frisados y slow motion, y estos se lucieron en cada caracterización para hacernos creer que ellos eran lo que parecía que eran, por lo que "debimos hacer una bembita, un buchero o un fruncido de labios", cual era la característica del personaje de Vincent en la obra.

Una producción teatral inspiradora; estilismo de primera, iluminación que transmite sentimientos, una paleta de colores que proyecta, escenografía y utilería (comida y bebida, flores, abrigos, libros) nos hicieron pensar, sentir y vivir el disfrute que se experimenta ante una obra artística. Y cuál es el nombre que le pondrían? Una simple pregunta que recibe una complicada respuesta, para mostrarnos que el apelativo que llevamos ha obedecido a una serie de criterios, valores familiares, costumbres, religiosidad o aspiración de quien nos lo haya puesto, que esto pudo haber marcado nuestra vida, pero que nadie nos pidió consentimiento para ello, así que si nos tocó que nos llamarán Cepillín o Brunilda, como los hijos de Elizabeth y Pierre, solo olvídenlo,  "porque no sabían lo que hacían".

Le Prenóm, es una producción magistral de Gianni Paulino y su empresa Atrévete, srl, quienes nuevamente demuestran lo importante de depurar un texto, seleccionar los actores indicados para cada personaje, diseñar una plataforma mercadólogica al comprometerse con la calidad teatral para ofrecer al público una pieza artística para reir, pensar y regresar al teatro.

Cabe destacar que disfruté; la risa de Richard Douglas cuando le dijeron el nombre del bebé, la caída de Claude cuando confiesa el nombre de su amante; los copos de humo de Anna, la picardía de Vincent y el cierre espectacular de Elizabeth en un soliloquio de reinvicación femenina visceral, genuino y emotivo.

MIS APLAUSOS DE PIE a Le Prenóm, una comedia dramática que hizo que me tragara mis razonamientos, logró que riera a mandíbula batiente y sobre todo que quisiera volver al teatro. Continúa en la Sala Ravelo del Teatro Eduardo Brito este fin de semana.

Más Noticias

Más de Teatro