10 de Diciembre, 2018
Por:  - sábado 07 noviembre, 2015

Iglesia mormona reniega de sus fieles homosexuales

Una nueva política de la iglesia mormona considera a los miembros de la iglesia que sean parte de un matrimonio entre personas del mismo sexo como apóstatas, cuyos hijos no podrán recibir el bautismo y hacerse miembros de la iglesia a no ser que renieguen de las uniones entre personas del mismo sexo.

La política está descrita en un manual para líderes laicos conocido como Manual 1, partes del cual fueron publicadas en línea por un popular conductor que fue excomulgado por la iglesia anteriormente este año, debido a que sus desacuerdos públicos alejaban a otros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el nombre oficial de la iglesia.

En una declaración, un portavoz de la iglesia mormona, Eric Hawkins, describió el documento como una “guía de políticas y procedimientos” y reafirmó la antigua oposición de la iglesia con respecto al matrimonio entre personas del mismo sexo.

“Si bien respeta las leyes del país, y reconoce el derecho de otros a pensar y actuar de forma diferente, no lleva a cabo o acepta el matrimonio entre personas del mismo sexo entre sus miembros”, decía la declaración.

John Dehlin, el fundador excomulgado del podcast “Historias mormonas” y quien se describe a sí mismo como un mormón “poco ortodoxo”, publicó el jueves en Facebook los documentos que describen los cambios, y dijo que los “mormones LGBT que estén casados legalmente” probablemente serán “perseguidos y amenazados con los procedimientos disciplinarios de la iglesia que son inhumanos y barbáricos”.

“Nos vemos reducidos por esta acción desafortunada”, escribió Dehlin. “A medida que la Iglesia de Jesucristo se sigue limitando, los riesgos son cada vez más irrelevantes para el mundo desarrollado”.

Troy Williams, director ejecutivo de Equality Utah, una organización que impulsó la ley de Utah para la protección de la comunidad LGBT y la libertad religiosa, dijo en un comunicado que todas las iglesias tienen la “libertad religiosa de recibir o excluir a quienquiera que ellos deseen”.

“Pero sabemos que los hijos de padres del mismo sexo son tesoros de un valor infinito”, dijo. “En nuestro universo, todos los hijos de Dios tienen un lugar en el coro”.

Scott Fausett —quien es gay y tiene tres hijos, entre ellos uno en el sacerdocio de la Iglesia de Jesucristo— le dijo a KUTV, afiliada a CNN, que él no estaba seguro de cómo el cambio afectaría a su familia.

“Es una cosa distinta que la Iglesia de Jesucristo no quiere tenerme en su iglesia como persona gay, pero excluir a los hijos de un gay simplemente no tiene sentido para mí”, le dijo Fausett a la estación.

Bajo la nueva política, la iglesia mormona prohibirá que los hijos “naturales o adoptados” de padres que se encuentren en relaciones entre parejas del mismo sexo reciban un nombre y sean bendecidos en una ceremonia llevada a cabo por sacerdotes mormones, según la guía.

Además, los hijos de las uniones de personas del mismo sexo tendrán que tener la edad legal y ya no tendrán que vivir con sus padres para ser bautizados, confirmados, ordenados o recomendados para el servicio misionero. Bajo la política, el niño también tendría que renegar de las relaciones entre personas del mismo sexo.

El bautismo y la confirmación también requerirían la aprobación de la Primera Presidencia de la iglesia, el ente regulador, según el manual.

El Manual 1 también amplía el significado de la apostasía, para incluir a miembros que se encuentran “en un matrimonio entre personas del mismo sexo”.

La iglesia mormona, al igual que otros grupos religiosos, ha tratado de establecer un equilibrio delicado respecto a los derechos de las personas gay.

Por ejemplo, los mormones han luchado contra la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, mientras trata de evitar la etiqueta “antigay” que a veces se le coloca a las creencias religiosas conservadoras. Muchos miembros de la iglesia se vieron particularmente afectados por el intenso contragolpe contra la Proposición 8. El referendo respaldado por mormones fue derogado más adelante en un tribunal.

Casi dos tercios de los mormones dicen que la homosexualidad debería ser disuadida por la sociedad, según una encuesta llevada a cabo por el Pew Forum on Religion & Public Life. La posición oficial de la iglesia es que la atracción entre las personas del mismo no es un pecado, pero actuar sobre eso sí lo es.

Al mismo tiempo, los líderes mormones han asumido un tono cada vez más civil hacia los gay y las lesbianas en años recientes, y los grupos que están a favor de los derechos de los gay animaron a la iglesia por aprobar la decisión de los Boy Scouts de permitir scouts gay en 2013.

Con casi 6,5 millones de miembros en Estados Unidos, la iglesia mormona es una de las más grandes del país que ofrece apoyo a las leyes en contra de la discriminación de la comunidad LGBT, detrás únicamente de la Iglesia Metodista Unida.

Las dos denominaciones cristianas más grandes del país, la Iglesia Católica y la Convención Bautista del Sur, se han opuesto a la ley contra la discriminación en el empleo, o ENDA. Ninguno de esos grupos aprueban el matrimonio gay.

Habla líder de los mormones

Tras la aparición en los medios de las nuevos lineamientos en torno a las parejas homosexuales, Todd Christofferson, líder de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, dijo que la nuevas normativas no pretenden ser más críticas que antes de las parejas del mismo sexo, y negó que su intención sea obligar a los niños a renunciar a sus propios padres.

Christofferson aclara que la nueva política tiene por objeto ayudar a los niños a lidiar con los “conflictos” entre su fe y la forma de vida de sus padres, y proporcionar una “política firme” ahora que el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal en Estados Unidos.