Barcelona se sacó de encima al peligroso Villarreal, sigue como líder de la Liga de España y llegará al clásico con Real Madrid con el ánimo por las nubes. Los de Luis Enrique ganaron 3-0 con goles de Neymar (2) y Suárez y confirmaron que sin Messi también son de temer.

Ya desde el comienzo Barcelona asumió su rol protagónico. No brilló, es cierto. Pero le alcanzó para marcar su superioridad ante un Villarreal que mostró orden defensivo, pero que se olvidó de atacar. El conjunto catalán tuvo un lapso, entre los 19 y 27 minutos de la primera parte, que merodeó el gol. Fueron cuatro chances muy claras, especialmente la que desperdició el francés Mathieu en un contragolpe.

Sin embargo, el que casi se va a los vestuarios con una sonrisa fue el Submarino Amarillo. Es que Castillejos encaró a Jordi Alba y quedó mano a mano con Bravo, que rechazó el tiro que tenía destino de gol. La segunda parte fue más de lo mismo. Un monólogo del Barcelona. A los 15 minutos, Neymar rompió el cero tras recibir un pase de Busquets y definir al primer palo. Diez minutos después, Suárez la metió de penal y sentenció la historia.