Ataques cibernéticos contra hospitales, el tráfico aéreo o empresas británicas, podrían ser lanzados y desarrollados por los yihadistas del Estado Islámico (EI), según advirtió este martes el ministro de Economía, George Osborne.

Tras visitar el centro de escuchas secreto GCHQ, Osborne dijo que esta agencia sigue de cerca amenazas contra unas 450 empresas británicas de áreas como la defensa, la energía y el suministro de agua.

Tras pronunciar un discurso en Cheltenham, oeste de Inglaterra, el ministro señaló que ante esta situación el Gobierno duplicará los fondos destinados a combatir la amenaza, hasta llegar a 1.900 millones de libras (2.698 millones de euros) al año para 2020.

El pasado viernes en París, 129 personas murieron y más de 300 resultaron heridas, tras los atentados terroristas perpetrados allí, razón por la cual Osborne hizo esta advertencia.

El titular de Economía explicó que el grupo terrorista Estado Islámico (EI) ya ha demostrado que puede utilizar internet para radicalizar jóvenes o planificar atentados, pero ahora busca importantes blancos de la infraestructura británica.

Osborne explicó que desde bancos a sus coches las fuerzas armadas y las escuelas, cualquier cosa que esté en la red es también blanco de ataques.

Dijo que para combatir esta amenaza, Osborne indicó que se creará un nuevo Centro Nacional Cibernético que reunirá a los principales expertos del Reino Unido en esta materia.

El primer ministro británico, David Cameron, prometió anoche que para combatir la amenaza del EI el Reino Unido utilizará la misma resolución que ayudó a derrocar a Hitler en la II Guerra Mundial.