El partido amistoso el martes entre las selecciones de fútbol de Alemania y Holanda en Hannover fue cancelado después que las autoridades recibieron “información concreta” sobre una amenaza de bomba.

El jefe de la policía Volker Kluwe dijo a la prensa alemana que la información que recibieron tenía que ver con un ataque con explosivos. El estadio fue evacuado cerca de una hora y media antes del puntapié inicial en esta ciudad del norte de Alemania.

Miembros del gobierno alemán, incluyendo la canciller Angela Merkel, tenían previsto acudir al partido en una señal de que Alemania no bajará la cabeza ante el terrorismo, luego de los ataques terroristas en París.

El policía Joerg Hoffmeister dijo a The Associated Press que se encontró un objeto sospechoso.

Los anuncios por los altavoces del estadio recomendaban al público salir de forma ordenada, y señalaban que no había nada que temer. La mayoría de los fanáticos estaba afuera del estadio cuando se produjo la orden de evacuar.

No hubo escenas de pánico, y los aficionados salieron del lugar en calma.

La seguridad para el partido era estricta, con la presencia de policías con metralletas alrededor del estadio y en otras partes de la ciudad. AP