El Frente Amplio de Lucha Popular (Falpo) celebró la suspensión del juez Víctor Mejía Lebrón, acusado junto a otros cinco magistrados, de otorgar libertad a narcos y corruptos a cambio de sumas millonarias de dinero.

Mejía Lebrón es acusado de recibir 25 millones de pesos como soborno para dictar un auto de no ha lugar en favor del alcalde de San Francisco de Macorís,  Félix Rodríguez Grullón, quien supuestamente manejó de manera irregular más de $400 millones de pesos en el ayuntamiento que presidía.

“Se le cayó la máscara a Lebrón, juez del ‘no ha lugar’ que favoreció al síndico Félix Rodríguez Grullón”, manifestó Raúl Monegro, vocero del Falpo.

Monegro indicó que una semana antes del 27 de marzo, día en que el alcalde Félix Rodríguez fue favorecido con el ‘no ha lugar’, el incumbente municipal visitó al magistrado para negociar su libertad.

El dirigente popular consideró que los jueces acusados de manipular procesos judiciales y negociar libertades, no sólo deben ser destituidos, sino enfrentar un proceso penal en la justicia y que su exequatur sea revocado para jamás volver a ejercer como abogados.

La Suprema Corte de Justicia (SCJ), suspendió seis jueces luego de que fueran acusados por la Procuraduría de la República de manipular procesos judiciales para otorgar libertad a personas habían incurrido en narcotráfico, lavado de activos y corrupción administrativa.