19 de Diciembre, 2018
Por:  - martes 08 diciembre, 2015

Simón Lizardo destaca desafíos que representan el Terrorismo y el Narcotráfico.

El Ministro de Hacienda, Simón Lizardo Mezquita, aseguró que la lucha  contra la amenaza del terrorismo, el narcotráfico, el lavado de activos, entre otros riesgos potenciales que guardan alguna relación con la cadena logística de suministros, obliga a las aduanas a trabajar de manera conjunta para enfrentar esos desafíos.

Lizardo produjo esas declaraciones al hablar en la Septuagésima Cuarta Reunión de la Comisión de Políticas de la Organización Mundial de las Aduanas (OMA), evento que lo encabezan Estados Unidos, Rusia, Francia, Japón, Inglaterra, Alemania, España y Arabia Saudita, y que se realiza en el complejo turístico de Punta Cana, República Dominicana.

Precisó que si los objetivos del Acuerdo de Facilitación del Comercio es el de poder ofrecer una respuesta adecuada a las denominadas Cadenas Globales de Producción y de Suministros, no menos cierto es, que ello debe provocar un impacto visible, medible, en el mejoramiento de las condiciones de vida de los ciudadanos, especialmente en aquellos países donde persisten altos niveles de pobres. 

Y sostuvo que “un Acuerdo de Facilitación del Comercio, más que retos, plantea oportunidades amplias para crear aduanas competitivas”.

Aseguró que los sucesos ocurridos en la humanidad, en la última década y media, han trazado un camino sin retorno en el que la labor de las aduanas resulta altamente estratégica para preservar del bienestar de nuestros ciudadanos, y para la protección de los intereses primarios de nuestras naciones.

Lizardo Mézquita, que además representó al Presidente de la República  Danilo Medina, manifestó que “estamos conscientes de que el control del flujo de comercio y de personas por nuestras fronteras debe ser ejercido para minimizar aquellos riesgos”.

Y expresó que “también es necesario que trabajemos de manera coordinada para asegurar que el recaudo de los tributos se lleve a cabo con la exactitud que especifiquen las leyes tributarias y arancelarias de cada nación, y con la rapidez que demanda también el presupuesto de la mayoría de nuestros países”.

Manifestó que las aduanas en el mundo necesitan mantenerse en evolución constante, mientras el comercio formal necesita de instituciones aduaneras dinámicas y sólidas. Y agregó que el manejo competitivo de la cadena logística de suministro representa  una oportunidad para participar con mayores ventajas o posibilidades de éxito en un mercado globalizado.

Abogó ante los 104 delegados internacionales de 32 países, para que desde los gobiernos se les dé el mayor apoyo político y presupuestario a la gestión aduanera.