La policía del estado de Los Ángeles en Estados Unidos revelo este martes que al menos 900 escuelas de esa localidad cerraron sus puertas debido a una amenaza de bomba.  

El informe ofrecido por la policía de la ciudad indica que la voz de alarma habría sido hecha a través de una llamada telefónica, de una persona aun no identificada.

La llamada fue recibida por un miembro de la junta directiva de Los Ángeles Unified School District, la institución que gestiona los colegios, donde están matriculados más de 640.000 estudiantes.