La reelección de Mariano Rajoy como presidente del gobierno Español se perfila con muy pocas posibilidades, luego de los resultados de las elecciones legislativas realizadas ayer donde todos los partidos quedaron lejos de una mayoría absoluta.

Rajoy recibió un amplio rechazo de los socialistas ya que el Partido Popular (PP) logró 123 escaños frente a los 90 de los socialistas (PSOE), 69 de Podemos (izquierda antiausteridad) y 40 de Ciudadanos (liberales).

El proceso se llevó a cabo con un Congreso formado por 350 diputados, donde la mayoría absoluta está fijada en 176 y que se completa con fuerzas nacionalistas y minoritarias de izquierda.

En ese sentido, la organización dejó de ser favorecida con 3,6 millones de votos y 63 escaños respecto a hace cuatro años y su hipotético aliado sería Ciudadanos, cuyo líder, Albert Rivera, se ha mostrado partidario de que la lista más votada intente formar gobierno, tarea que su partido podría facilitar.

Hoy mismo Rivera dijo que “lo más razonable” sería que Mariano Rajoy intente formar gobierno en minoría y que con ese objetivo ellos podrían abstenerse y estar en la oposición.

Rivera desplazó el foco de atención al PSOE, del que afirmó que lo fundamental es que decida si se va a abstener para facilitar ese gobierno en minoría del PP o intentará formar gobierno con “once partidos políticos” minoritarios, a lo que Ciudadanos votaría en contra.