La última edición del Seminario Camino que escribe la iglesia católica tiene como mensaje un llamado a mantener la esperanza en medio de las dificultades a propósito de la temporada de Navidad y Año nuevo que vive la República Dominicana.

En ese sentido la Iglesia Católica plantea que el ser humano no debe desmayar debido a los problemas por los que haya pasado, tanto él como el país, durante el periodo que concluye, porque está segura  que vendrán tiempos mejores para todos.

Los religiosos consideran que siempre habrá motivos y razones poderosas para que la población sienta el deseo de recomenzar e ir por los caminos pregonando que vendrán días mejores, y que tendrán las fuerzas necesarias para edificar una nueva casa, para cobijar la ternura y el compartir.

En su editorial, el Seminario Camino afirma que pese a que en algún momento hayamos andado en tinieblas, eso no es óbice para seguir adelante y buscar mejores senderos en la vida.

En ese sentido hacen un llamado a la población católica y a la población en general, dejar atrás la tristeza, el pesimismo, la frustración y la falta de esperanza, y que podamos dar paso a una vida nueva. 

También llama a los dominicanos y dominicanas a ser conscientes de que es mucho más la luz que la oscuridad y que siempre hay motivos y razones para ir por los caminos pregonando que vendrán días mejores.  

Reconoce que a nivel personal, muchos en este año que termina, habrán sentido la carga insoportable del abandono y la incomprensión. Otros habrán experimentado la soledad que lleva al aislamiento, donde parece que ninguna puerta se abre a la felicidad.