Chile se quedó con el último cupo a cuartos de final de la Copa América Centenario con un cómodo triunfo de 4-2 sobre Panamá.

Con sendos dobletes de Eduardo Vargas y Alexis Sánchez, el campeón defensor hizo su mejor partido del torneo y se perfila como rival de México en la ronda de ocho.

Peor imposible fue el inicio de La Roja, ya que un error en la salida de Gonzalo Jara y la complicidad del arquero Claudio Bravo le permitieron a Miguel Camargo abrir la cuenta a favor de los canaleros a los 5 minutos con un bombazo de larga distancia.

La reacción chilena no se hizo esperar y la igualdad llegó 10 minutos después a través de Vargas, quien empujó un rebote que dejó el meta Jaime Penedo ante un remate de Sánchez.

A esas alturas, los pupilos de Juan Antonio Pizzi eran dueños absolutos de las acciones en el Lincoln Financial Field. Sólo faltaba otro gol para reflejar ese dominio en el marcador.

De eso se encargó Vargas, saltando como un resorte para cabecear un centro perfecto de Jean Beausejour al fondo de la red y firmar su doblete.

En el reinicio, el atacante del Hoffenheim alemán se conectó con Sánchez para que el Niño Maravilla anotara el gol del partido con una volea endemoniada.

Panamá jamás tiró la toalla y acortó distancias a los 74’ mediante Abdiel Arroyo, pero el segundo gol de Sánchez sobre el final sentenció el partido.