Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco estableció nuevas normas destinadas de seguridad y control de la vigilancia de los bienes del Vaticano y su administración, por medio de un documento papal.

La  decisión del sumo pontífice “especifica cuáles son las administrativas  del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA) y explica el papel fundamental de control y vigilancia de la Secretaria para la Economía”, según un comunicado de la Santa Sede.

El documento emitido por el líder católico, completa las reformas introducidas por él mismo el 24 de febrero de 2014, cuando estableció la creación del Consejo para la Economía, la Secretaría para la Economía y la Oficina del Auditor General.

“Los bienes temporales que la Iglesia posee están destinados a conseguir sus fines, es decir, el culto divino, el honesto sostenimiento del clero, el apostolado y las obras de caridad, especialmente el servicio a los pobres”, expresa el Papa Francisco en su documento.

El sacerdote explicó que la Iglesia, siente la responsabilidad de poner la máxima atención con el fin de que la administración de los propios recursos económicos esté siempre al servicio de esos fines.

De acuerdo al religioso, las nuevas normas son necesarias porque se ha evidenciado que se necesita “separar de manera clara e inequívoca la gestión directa del patrimonio del control y vigilancia sobre la actividad de su gestión”.

 “Es de la máxima importancia que los organismos de vigilancia estén separados de los vigilados”, estimó el Papa.