La conservadora Theresa May se convirtió este miércoles en la primera ministra del Reino Unido, la segunda mujer en la historia del país en ocupar el cargo, al recibir el mandato de la reina Isabel II para formar Gobierno. La primera fue la llamada Dama de Hierro, Margaret Tacher.

May mantuvo una audiencia con la soberana en el palacio de Buckingham poco después de que David Cameron presentara su dimisión formal como jefe del Ejecutivo, y tomó posesión de la residencia oficial en el número 10 de Downing Street.

De inmediato May nombró al ex alcalde de Londres, Boris Johnson, como nuevo titular de Exteriores del Reino Unido.

El político conservador, abanderado del “brexit” durante la campaña del referéndum del 23 de junio, será el jefe de la diplomacia británica durante las negociaciones con Bruselas para abandonar la Unión Europea (UE).

Johnson, que durante meses fue uno de los principales nombres en las apuestas para sustituir a David Cameron como líder del Partido Conservador, renunció de forma inesperada a concurrir a las elecciones internas de los “tories”.

El antiguo primer edil de la capital británica, por primera vez miembro del gabinete del Gobierno como ministro, sustituye al frente del Foreign Office a Philip Hammond, que fue designado por su parte nuevo titular de Economía.

Al contrario que May y Hammond, que defendieron la permanencia en la UE en la campaña previa al plebiscito, Johnson rompió con la postura oficial del Ejecutivo de Cameron para promover la ruptura con Bruselas.

El nuevo Gobierno británico debe decidir ahora cuándo activa el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que iniciará la cuenta atrás de dos años para ejecutar la salida formal del Reino Unido del bloque comunitario.

Boris Johnson acudió al número 10 de Downing Street, residencia y despacho oficial de la primera ministra, poco después de que May diera su primer discurso como jefa del Gobierno.

La ex ministra de Interior afirmó que el país afronta una etapa de “grandes cambios” y subrayó que su objetivo es encontrar un nuevo “rol” en el mundo para el Reino Unido tras el “brexit”.

May ha heredado la jefatura del Gobierno de Cameron, que anunció su dimisión poco después de conocer la victoria de los partidarios de abandonar la UE en el referéndum del 23 de junio.