República Dominicana.-Los pescadores de la bahía de Juancho y del municipio  Pedernales, recibieron con gran júbilo el Proyecto de Desarrollo de Actividades Pesqueras y Acuícolas a desarrollarse en las provincias fronterizas de la mano de la Dirección General de Desarrollo Fronterizo, con los auspicios de la empresa española INDEMAR.

Las instituciones presentaron el nuevo esquema de recolección de peces a las diferentes asociaciones de pescadores, autoridades y representantes de instituciones de carácter social y de producción de la provincia Pedernales.

Los directivos y miembros de la Asociación de Pescadores Agustín Muñoz y de la Cooperativa de Pescadores del Parque Eólico de Juancho-COOPEPAEJU-luego de recibir la presentación del proyecto por parte de los técnicos de INDEMAR, coincidieron en afirmar que a través del mismo adquirirán el poder adquisitivo por el que por décadas han trabajado en la actividad pesquera en la costa de Pedernales.

“Este proyecto viene a resolver el problema de la familia pesquera de Pedernales, con este nuevo esquema de pesca trabajará mucha gente; los mecánicos, los pescadores, sus mujeres, sus hijos y personas con un mayor nivel de formación, que entendemos son los que trabajarán en la planta procesadora.  Con este proyecto se logrará el despegue de la actividad pesquera de Pedernales.” Indicó Jacobo Acosta, presidente de la Asociación de Pescadores Agustín Muñoz.

“Este proyecto es una bendición de Dios, viene a traer beneficio a nosotros los pescadores, lo que nos correspondería pagar sería la lagrimita del sacrificio que hay que asumir frente a todo proyecto de desarrollo que promete de una vez y por todas impulsar la pesca de Pedernales”. Agregó Wander Pérez, pescador asociado a COOPEPAEJU.

El director general de Desarrollo Fronterizo, Miguel Bejarán, señaló que el objetivo principal del proyecto que transforma el sistema de pesca utilizado en las provincias fronterizas es quitarle presión a las costas norte y sur con el fin de evitar el consumo de los peces en reproducción y con ello el agotamiento de los recursos pesqueros, preservando así una práctica económica que, en comunidades como Pedernales constituye el sustento de cientos de hogares.

“La explotación indiscriminada de las aguas pesqueras ha disminuido el potencial de esta actividad económica, el intercambio de información con los diferentes actores ha determinado la necesidad de un cambio de rumbo que garantice su sostenibilidad  en el tiempo, este proyecto convertirá a la pesca de ser un oficio meramente artesanal a una actividad semi-industrial, por lo que, a partir de la implementación del mismo, ustedes ya no serán simples recolectores de peces, sino, pequeños empresarios del mar”. Afirmó Bejarán.

Bejarán exhortó a los hombres y mujeres de Juancho y Pedernales a adoptar una actitud diferente ante el nuevo esquema que se les plantea, ya que a su juicio, la implementación de un nuevo sistema de de captura de peces, tan abarcador como el que muestra el nuevo proyecto, debe transformar la forma de pensar de quienes lo ejecutarán. 

De su lado, Manolo Gómez, técnico de la empresa INDEMAR explicó que el Proyecto de Desarrollo de Actividades Pesqueras y Acuícolas consta de seis ejes, los cuales transformarán el modelo actual de pesca artesanal en la República Dominicana; Creación de puertos flotantes, Plan de formación a los actores, Integración de 40 barcos de pesca y dos patrullas de vigilancia, Creación de cuatro plantas procesadoras y de acopio, Plantas de desarrollo a la producción acuícola y Astilleros para la construcción y reparación de las naves.

“La clave del éxito de este proyecto radica en la conversión del pescador en empresario. Este nuevo esquema no pretende mejorar la pesca de la República Dominicana, sino, más bien, cambiar el modelo actual”. Aseveró Gómez.

“La planta de procesado imprimirá mucho mayor valor al producto que ustedes manejan en la actualidad, si el pescado se filetea vale más que llevarlo al centro de expendio entero y con vísceras dentro, pero, si además de filetearlo lo congelamos su valor aumenta mucho más”, afirmó el técnico español. 

El proyecto que ya ha sido consensuado con las distintas instituciones relacionadas a la pesca en el país tardará dos años y seis meses para ser instalado en las comunidades de Manzanillo, Monción, Neyba, Juancho y Pedernales, a partir de su aprobación.

El mismo equipará a cada una de esas comunidades con 10 embarcaciones pesqueras de 80 metros de largo, equipadas con sistema de monitoreo conectados a dos lanchas de vigilancia que les serán donadas a la Armada de la República Dominicana, lo que permitirá a los pescadores alejarse a 90 millas de la costa, cuatro plantas procesadoras y de acopio, una en cada localidad, la construcción de muelles flotantes que conectarán a los recolectores con los centros de acopio, cuatro plantas de desarrollo a la producción acuícola y cuatro astilleros de construcción y reparación de naves.