Lo que se presentaba como una nueva batalla en las entrañas de Mercedes quedó reducida a los primeros 400 metros del trazado de Hungaroring.

Fue el trayecto que necesitó Lewis Hamilton para superar Nico Rosberg, su compañero de equipo que largó desde el primer cajón de la grilla, y dominar el Gran Premio de Hungría, la 11ma fecha del calendario, de las 21 que dispone la Fórmula 1 en 2016. La victoria, la N°48 en su palmarés, no resulta una más para el tricampeón del mundo: al treparse a lo

más alto del podio consumó la remontada que se inició en el Gran Premio de Mónaco y rebasó en el campeonato a Rosberg, quien después de un comienzo de temporada de ensueño fue perdiendo brillantez y consistencia en el manejo.

Sonriente, el británico se bajó del monoplaza y en el festejo jugueteó con una cámara de televisión; más tarde, luego de la premiación, celebró con sus mecánicos y bañó con champagne a aquellos que deseaban tomar imágenes, a escasos metros de su box.

“La partida fue todo. Tuve una gran largada en la que pude superar a Nico [Rosberg], pero por adentro tenía a uno de los Red Bull, así que me presionaron mucho en la primera curva. Fue una carrera increíble”, comentó exultante Hamilton.

Las palabras y la alegría del británico contrastaban con la pesadumbre del alemán, quien lamentó el flojo movimiento en la apertura: “La largada fue el principio del fin”, sostuvo, amargamente, quien llegó a lograr una ventaja de 43 puntos y ahora quedó seis unidades por debajo de la línea de Hamilton, quien lidera el Campeonato de Pilotos, con 192 puntos, por primera vez en el año.

Con la cadena de éxitos, los problemas que tuvo Hamilton en las primeras carreras se disiparon. Ahora, lejos de afligirse por sus errores y los del equipo, se pasea por los circuitos con la solvencia que demuestran los múltiples campeones.

Con sus victorias le cierra las puertas a Rosberg, quien en el pasado evidenció no tener el control para resolver las situaciones complejas que le interpuso la temporada. Descifrar con qué argumentos puede frenar la embestida de su compañero de equipo sería la mejor noticia que se le podría presentar al alemán.

Psicológicamente, el Gran Premio de Hungría le resulta un golpe durísimo del que tendrá que demostrar una pronta recuperación, porque el fin de semana próximo el circo se trasladará a Hockenheim, Gran Premio que cerrará la primera parte del año: luego vendrá el receso de casi un mes, hasta la cita de Spa-Francorchamps, el último fin de semana de agosto.

Los golpes de escena que se produjeron en el año debilitaron a Rosberg y fortalecieron a Hamilton. Porque después de ganar en Australia, Bahrein, China y Rusia, el Gran Premio de España encendió la mecha: los dos Mercedes quedaron enredados en la leca antes de cumplirse el primer giro en Catalunya, a mediados de mayo; más reciente fue la confusa maniobra en la que el alemán intentó desplazar a Hamilton, cuando sus posibilidades de conservar el triunfo se desvanecían en el Gran Premio de Austria. La prueba de clasificación de Hungría también tuvo su dosis de tensión, con el cruce mediático tras la confirmación de la FIA de la pole que marcó Rosberg cuando se exhibía una doble bandera amarilla y el alemán no desaceleró.

Desde el primer incidente hasta hoy, el británico se impuso en cinco de las seis carreras, mientras que Rosberg no volvió a festejar.

Hungaroring le sienta de maravillas a Hamilton, que con cinco triunfos se convirtió en el piloto con mayor cantidad de éxitos en el circuito, rompiendo la marca que compartía con Michael Schumacher. Entre tantas cifras, Rosberg desea que se cumpla un registro que se repite desde 2004: quien venció en Hungría no ganó el título esa temporada. Es un dato que quizá le sirva para recuperar la confianza y reponerse en Alemania, frente a su público.

Gutiérrez criticó un gesto deLlewis

Hamilton rebasó al rezagado Esteban Gutiérrez (Haas), quien no le facilitó la maniobra y desató la ira del británico. El mexicano, vía Twitter, disparó: “Ser un campeón del mundo no te da derecho a ser irrespetuoso con tus competidores, mi amigo Lewis Hamilton”. Datos de lanacion.com utilizados