Brasil-El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva será procesado, luego  de que un tribunal aceptó la denuncia de que intentó comprar el silencio de uno de los acusados de corrupción  en la empresa estatal Petrobras.

El juez federal Ricardo Leite, de Brasilia, aceptó los cargos contra el exmandatario, un día después de que este asistiera , por medio de sus abogados, ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, para denunciar que era víctima de  “persecución política y judicial” en Brasil.

Junto con Lula, serán procesados el  exsenador del Partido de los Trabajadores (PT) Delcidio Amaral, y  su asesor Diogo Ferreira, al banquero André Esteves, al empresario José Carlos Bumlai y  su hijo Mauricio Bumlai, así como el abogado Edson Ribeiro.

La acusación que pesa contra Lula da Silva se refiere a supuestas maniobras para evitar que el exdirector de Petrobras Néstor Cerveró, detenido por los escándalos en esa empresa estatal, aceptara un acuerdo de cooperación judicial que implicaría confesar todo lo que sabía al respecto y delatar a los miembros de la red de corrupción.