WASHINGTON.-Los campeones de la Serie Mundial 2017, los Astros de Houston, visitaron la Casa Blanca el lunes, donde fueron homenajeados por el presidente Donald Trump, pero uno de sus principales jugadores, el puertorriqueño Carlos Correa, no estuvo presente.

Correa y el lanzador Ken Giles fueron los jugadores más reconocidos que no asistieron a la tradicional cita de los campeones del béisbol a la residencia del presidente estadounidense.

De acuerdo con un portavoz del equipo,  “Carlos Correa y Ken Giles tenían obligaciones familiares, y por eso es que no están aquí hoy”.

El presidente del equipo Jim Crane explicó al finalizar la ceremonia que “varios jugadores tuvieron que lidiar con asuntos familiares” y que por ello no asistieron a la Casa Blanca. El jardinero derecho Josh Reddick, el único jugador que abordó a la prensa al concluir la ceremonia, la cual fue aproximadamente de 30 minutos de duración, dijo que asumía que todos los jugadores estarían presentes.

“Me dijeron que todos íbamos a ir. Algunos lo hicieron, otros no lo hicieron. Todo el mundo tiene su propio punto de vista de cómo lidiar con las cosas”, explicó Reddick, quien estuvo a cargo de entregarle al presidente Trump un jersey con el número 17, en referencia al 2017, año en el que ganaron su primer campeonato.