TAMPA, Florida.-El zurdo dominicano Francisco Liriano, quien firmó con los Tigres de Detroituna semana después de que arrancaron los entrenamientos primaverales, aseguró un puesto en la rotación abridora de la temporada del 2018, dos semanas antes del partido inaugural contra los Piratas de Pittsburgh.

Ron Gardenhire, el nuevo capataz de los Tigres, dijo que el derechonorteamericano Michael Fulmer y Liriano están sembrados en la rotación para el inicio de la temporada, el 29 de marzo.

“Gracias a Dios y al equipo por la oportunidad.En esta parte de mi carrera comienzo a apreciar mejor las cosas y tener la oportunidad de tomar la pelota cada cinco días es algo que no subestimo”, agregó Liriano, quien no permitió carreras en cinco entradas en sus primeras dos apariciones primaverales.

El zurdo tuvo marca de 6-7 y efectividad de 5.66 en 38 juegos (18 salidas) con los Azulejos de Toronto y los campeones Astros de Houston en el 2017. Los Astros solamente usaron al pitcher por 17 entradas (incluyendo 2.1 IP durante la postemporada) por cerca de los últimos tres meses de la temporada.

“Los Astros nunca me hicieron una oferta. Estoy agradecido por haber ganado un campeonato con ellos y con los Tigres por darme un puesto en la rotación”, dijo.

“Cuando uno se está poniendo viejito, hay que buscar la forma de mantenerse en el negocio y si tengo que salir del bullpen, lo haría, pero estoy agradecido por esta oportunidad”, agregó Liriano, quien posee foja general de 102-99 y 274 aperturas en 323 juegos en su carrera.

Liriano, de 34 años, pasó más de tres meses en la agencia libre, ofreciendo sus servicios como abridor, relevista largo o especialista contra bateados zurdos. El pitcher dijo que una de las razones que tuvo para fichar con los Tigres fue por las oportunidades que ofrecía el club y por el hecho de que el nuevo capataz del conjunto de la ciudad motor es un viejo conocido.

Gardenhire fue el mánager de los Mellizos de Minnesota por 13 años, entre 2002 y 2014, y el mentor de Liriano desde su debut en 2005 hasta que fue cambiado a los Medias Blancas de Chicago en julio del 2012.

“Me llamó el mánager, también el coach de pitcheo”, dijo Liriano.

Con Fulmer y Liriano asegurados, los Tigres tienen tres espacios por llenar en su rotación antes de abandonar Florida. Uno de los que no consiga el trabajo entre Jordan Zimmermann, Mike Fiers, Matthew Boyd y Daniel Norris podría terminar en el bullpen. O en la lista de desempleados.

“No puedo decir quien pelea contra quien, pero son seis pitchers y cinco puestos. Es como es. Siempre ha sido así en los entrenamientos”, dijo Ganderhire.