Un fuerte olor a humo, curiosos observando la labor de los bomberos y de las brigadas de la Corporación de Acueductos y Alcantarillados de Santo Domingo, son parte del ambiente que todavía se vive en el kilómetro ocho y medio de la carretera Sánchez del Distrito Nacional.

Residentes cercanos a este lugar donde el fuego aun persiste dicen sentir temor ya que consideran que tendrán que volver a abandonar sus hogares como ocurrió anoche.

La situación que se vive desde ayer cuando el establecimiento se incendio es de trastorno en el tránsito vehicular, por lo que las autoridades han tenido mantener suspendido el paso por ese tramo.

Todavía no se conocen las causas que dieron origen al incendio, de acuerdo a declaraciones de su propietario, quien afirmo que lo perdieron todo.