LIMA, PERU.-El Gobierno peruano aprobó este miércoles el pedido de extradición del ex presidente Alejandro Toledo (2001-2006), quien se encuentra en Estados Unidos, donde el político se mantiene prófugo de la justicia de su país desde hace más de un año, que lo requiere por presuntamente recibir sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

El Consejo de Ministros aprobó la medida, que había sido solicitada el pasado 19 de febrero por el juez anticorrupción Richard Concepción Carhuancho, según informa el diario El Comercio.

Esta decisión se dio en un día de extrema tensión política en Perú debido a la renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski, tras la publicación de unos videos donde sus aliados en el Congreso y varios ministros supuestamente se ven intentando comprar voluntades de parlamentarios para evitar la destitución del mandatario.

Una vez con la autorización del Gobierno, el cuadernillo de extradición deberá ser traducido al inglés y enviado a través de los cauces oficiales al Departamento de Estado de EE.UU., que procederá a su vez a derivarlo al Departamento de Justicia para su análisis y aplicación.

El juez Concepción, titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria de la Sala Penal Nacional de Perú, ya emitió hace más un año una orden internacional de captura contra Toledo, que de momento continúa residiendo en California sin que su detención se haga efectiva.

A Toledo se le imputan los presuntos delitos de tráfico de influencias, colusión y lavado de activos en agravio del Estado, sin que ninguno de ellos haya prescrito todavía.

Según las investigaciones realizadas por la Fiscalía, Toledo recibió 20 millones de dólares de Odebrecht a cambio de beneficiarla en la adjudicación de los tramos 2 y 3 de la carretera interoceánica del sur, que atraviesa el territorio peruano desde la costa del océano Pacífico hasta su frontera con Bolivia y Brasil.

Los pagos ilícitos fueron depositados en cuentas bancarias de empresas “offshore”, ubicadas en paraísos fiscales, como Trailbrifde Ltd. y Merhav Overseas Limited y Warbury and Co., propiedad del empresario israelí Yosef Maiman, amigo personal de Toledo.

Bajo sospecha por el caso Odebrecht también están los ex presidentes Alan García (2006-2011), investigado por sobornos pagados para construir el Metro de Lima; y Ollanta Humala (2011-2016), en prisión preventiva por presunta financiación irregular de sus campañas electorales.

También son investigadas la líder del partido fujimorista Fuerza Popular, Keiko Fujimori, y la ex alcaldesa de Lima, Susana Villarán, por presuntamente haber financiado campañas electorales con fondos de Odebrecht, entre otros políticos como algunos gobernadores regionales.