SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El derrame de un químico en el río Haina mantiene en vilo a los residentes en el municipio, específicamente en los alrededores de la playa El Gringo, donde las personas afirman han comenzado a sentir en su estado de salud los efectos de la sustancia.

Luego de que el escape de una de las tuberías subterráneas de la compañía Brenntag Caribe provocara el derrame de una sustancia química en el Río Haina, las autoridades prohibieron la pesca en ese lugar.

La situación ha afectado la salud de quienes trabajan en los alrededores de la playa El Gringo, explicaron estos.

Empleados del ayuntamiento de Haina trabajan en el mantenimiento de la playa debido al flujo de personas que se espera incremente en Semana Santa, aunque temen que el turismo se vea afectado como consecuencia de los efectos de el componente.

Tanto el ministerio de Medio Ambiente como la Autoridad Portuaria informaron a través de un comunicado que trabajan en un informe detallado sobre el estado de las aguas y que en lo adelante establecerán las responsabilidades que correspondientes.