SANTO DOMINGO, RD.-El Segundo Tribunal Colegiado de la Provincia Santo Domingo condenó a 30 y 20 años de prisión los hermanos Benny y Rafael Lara, respectivamente, por el asesinato con premeditación y complicidad del regidor Catalino Sánchez, ocurrido en septiembre del 2016.

En un comunicado de prensa a través del cual ofreció la información, el Ministerio Público destaca que el arduo trabajo investigativo de la Fiscalía de Santo Domingo Este fue clave para logar que este lamentable hecho no quedara impune y que fuera condenado de manera ejemplar.

El Tribunal declaró a los hermanos Benny y Rafael Lara culpables de los delitos de autor y cómplice del asesinato de Sánchez, regidor del Partido Revolucionario Moderno (PRM).

La fiscal titular de esta demarcación, Olga Diná Llaverías, instruyó a los magistrados de Litigación Final, Pedro Medina y Felipe Cuevas, para que profundizaran en las pruebas contundentes, con las cuales demostraron la responsabilidad penal y el accionar criminal de los hermanos Lara.

La acusación del Ministerio Público incluyó el testimonio del único testigo ocular del crimen, el cual fue preciso en señalar al imputado Benny  Lara como la persona que realizó el disparo al concejal.

Asimismo, el expediente indica como el suplente a regidor, Rafael Lara, sería el único beneficiado con la desaparición física de Sánchez, lo que lo ubicó como sospechoso de complicidad, tras este intentar ocupar el cargo del fallecido, por su condición de suplente a regidor de Catalino.

Las juezas del Segundo Tribunal Colegiado de la provincia Santo Domingo, Josefina Ubiera, Ariella Cedano y María Apataño, encontraron culpable a Benny Lara de violar los artículos 295, 296, 297, 298, 302 y 304 del Código Penal Dominicano (CPD), que sancionan el asesinato con premeditación y asechanza, imponiéndole la pena máxima de reclusión.

En tanto que al ex suplente a regidor, Rafael Lara, lo condenó a 20 años de prisión, tras retenerle la acusación de complicidad, sancionada por los artículos 59 y  60 del CPD, que establecen que le será impuesta la pena inmediatamente inferior a la impuesta al autor o los autores de un crimen y asesinato.

El regidor Catalino Sánchez fue asesinado de un balazo en la cabeza cuando jugaba dómino con un amigo en una vivienda del Residencial Prados de San Luis, en Santo Domingo Este, en el mes de septiembre del año 2016.