República Dominicana-Ante la alerta emitida en Haití ante los casos de difteria, las autoridades sanitarias dominicanas y haitianas han adoptado medidas preventivas en sus respectivos territorios.

En la parte Nordeste de Haití se realiza un programa de vacunación masiva para prevenir la enfermedad, lo que genera tranquilidad en la población local.

En la provincia Dajabon el Ministerio de Salud desarrolla una jornada de inmunización entre los militares que prestan servicios en la línea divisionaria, los empleados de aduanas y todos los que se vinculan a las actividades del mercado binacional, aunque no alcanza todavía a toda la población.

El Ministerio de Salud Pública además instruyó a los directores provinciales y de áreas de salud a fortalecer la vigilancia epidemiológica  y el control de difteria en los adultos mayores, embarazadas y niños menores de dos años.

Asimismo, llamó a los prestadores de servicios de salud públicos y privados, así como a organizaciones no gubernamentales (ONG) a proteger contra la enfermedad, poniendo al día o reforzando el Esquema Nacional de Vacunación en esos segmentos de la población.

La entidad explicó que los brotes de esa enfermedad contagiosa en países de la región, incluida la vecina República de Haití, suponen un riesgo especial en los territorios que mantienen cobertura de vacunación inferior al 90%.

A través de un comunicado, el organismo expresó que instruyó a las direcciones provinciales a garantizar la oferta del servicio de vacunación, reforzando con mecanismos que aseguren un servicio de inmunización oportuno y continuo para alcanzar el esquema completo de vacunación.

También exhortó a los prestadores de servicios de salud fortalecer la capacidad de diagnóstico con el propósito de lograr la notificación oportuna e inmediata, de los casos que se puedan presentar. El organismo de Salud recordó que uno de los logros alcanzados por República Dominicana ha sido la reducción significativa de los casos de difteria en todo el territorio Nacional, alcanzando cifras promedio de dos casos de la enfermedad por año.

Sostiene que el esquema de inmunización dominicano orienta a colocarse tres dosis de esta vacuna que viene combinada con la pentavalente, y a los 18 meses  un primer refuerzo y el segundo a los cuatro años, el cual constituye la quinta dosis.

El país ha mantenido su cobertura por encima de 85% entre los menores de un año. Actualmente, cuenta con las vacunas suficientes para la protección de los niños y niñas, y de quienes están en los rangos de edad, incluyendo otros grupos poblacionales.