SAN FRANCISCO DE MACORIS, RD.-El obispo emérito de San Francisco de Macorís, monseñor Jesús María de Jesús Moya, dijo que le gustarían las misas en las playas para las personas que en Semana Santa se van de vacaciones a esos lugares.

Sin embargo, el retirado sacerdote considera que la mejor manera de celebrar la Semana Santa, no es justamente en las playas.

“No es tiempo de playas y de diversión, sino de reflexión, oración y de alegría, porque hemos sido revividos por el señor”, expresó el Padre Moya.

Sus declaraciones coinciden con las del obispo de la Diócesis de Puerto Plata y Gaspar Hernández, monseñor Julio César Cornell Amaro, quien expresó que en los últimos años erróneamente una parte de la población ha desvirtuado la esencia de la Semana Mayor, visitando playas y otros lugares de diversión.

Por igual expresó que la Semana Santa es un tiempo de arrepentimiento  y de cambiar algo de nosotros para ser mejores y vivir más cerca de Cristo.